ACEITE DE COLZA, REALIDAD, PREJUICIOS Y PROPIEDADES

El aceite de colza es el que se obtiene de la semilla de la colza. Su textura es viscosa y de color pardo y, aunque tiene muy mala fama y aún existe cierto miedo entre la población para consumirlo, es totalmente seguro y apto para el consumo humano. Además, tiene propiedades muy interesantes

  • Aunque probablemente te evoque, recuerdos negativos, es totalmente apto y seguro para el consumo humano (la mala fama, se remonta a una intoxicación poblacional que hubo en España en 1981, debido a un aceite de colza adulterado, que no era apto para consumo humano y se vendió como tal. EL probela no era el aceite en sí, sino los restos de plaguicidas que contenía)

 

  • Es el aceite vegetal con mayor contenido en omega3

 

  • Contiene ácido oleico, como el aceite de oliva

 

  • Tiene propiedades cardiosaludables

 

  • Aporta vitaminta E y es un potente antioxidante

 

  • Es muy rico en vitamina K, que desempeña un papel importante en la coagulación de la sangre y contribuye asimismo a la formación de los huesos.

 

Propiedades

El aceite de colza, como cualquier aceite vegetal, aporta principalmente grasas. La que se encuentra en mayor cantidad es el ácido erúcico, que en grandes cantidades puede ser nocivo para la salud. Para quitarle la mayor parte de este ácido, el aceite de colza pasa por una serie de tratamientos, de manera que la cantidad que se puede encontrar no es peligrosa para la salud. Aun así, con diferentes tipos de colza, y a partir de unas semillas de colza seleccionadas, se ha llegado a obtener aceite de colza bajo en ácido erúcico, que recibe el nombre de aceite de canola.

El tipo de grasas que aporta el aceite de colza son principalmente grasas insaturadas. Es destacable su contenido en ácido linolénico (omega 3); es el aceite vegetal con más omega 3 que existe. Se trata de un ácido graso esencial que nuestro organismo no puede fabricar y, por lo tanto, es muy importante que esté presente en la dieta con pescado azul, nueces y diferentes semillas, como la chía. Asimismo, contiene ácido oleico, el mismo tipo de ácido graso que aporta el aceite de oliva.

Su perfil graso hace que sea un aceite con propiedades cardiosaludables. Y como otros aceites aporta vitamina E, un potente antioxidante que ayuda a mantener el aceite de buen estado, para que no se oxide.

Al igual que el aceite de oliva, es muy rico en omega 9 (ácidos grasos monoinsaturados), pero contiene además un 9% de ácidos grasos omega 3 ALA (ácido alfa-linolénico). Estos omega 3, ausentes en el aceite de oliva, son buenos para el aparato cardiovascular y cerebrovascular. El organismo no puede sintetizarlos y, por tanto, deben ser proporcionados por la alimentación.

El aporte óptimo de ALA es de unos 2g/día. Pues bien, una cucharada sopera (15ml) de aceite de canola (una especie de colza) proporciona 1,3g de ácido alfa-linolénico. (1)

Además, el aceite de colza contiene unas 10 veces más de vitamina E (eficaz para aliviar los dolores menstruales) que el aceite de oliva, en forma de gamma-tocoferoles.

La vitamina E es un antioxidante fundamental. Protege la membrana que rodea las células del cuerpo, en particular los glóbulos rojos y los glóbulos blancos (células del sistema inmunitario).

El aceite de colza también es muy rico en vitamina K, que desempeña un papel importante en la coagulación de la sangre y contribuye asimismo a la formación de los huesos. Evita que el calcio se deposite en las arterias y lo fija allí donde resulta útil, es decir, en los huesos. Pero por esta razón los pacientes que reciben anticoagulantes (tipo Sintrom) deben consumirlo con moderación y consultando siempre con su médico.

 

¿A qué se debe su mala fama en España?

En España, la primavera del 1981 hubo una intoxicación masiva que se atribuyó al aceite de colza. Se lo llamó síndrome del aceite tóxico y presentaba un cuadro que cursaba con insuficiencia respiratoria.

Sí es cierto que esta intoxicación fue debida a un aceite de colza, pero este aceite estaba adulterado. Se trataba de un aceite que estaba desnaturalizado y destinado a otros fines, de manera que no era apto para el consumo, pero se vendió como tal.

El problema no era el aceite en sí, sino los restos de plaguicidas que contenía. Este episodio tan dramático es la causa de la mala reputación de este aceite en España.

 

Usos

El aceite de colza se puede utilizar para cocinar y aliñar; al tener un sabor muy neutro no altera ni cambia el gusto final del plato. Además, es muy estable, lo que lo hace útil también para cocinar.

Se consume en muchos países de Europa, pero en España resulta complicado encontrar una botella de aceite de colza. Sin embargo, sí lo podemos encontrar como ingrediente en diferentes productos alimentarios

El aceite de colza no supone ningún peligro para el consumo humano, todo lo contrario, tiene muchas propiedades, y es apto tanto para cocinar como para aliñar. Y aunque actualmente es muy difícil encontrarlo en cualquier supermercado, si te lo encuentras, no tengas ningún miedo en consumirlo.

En la actualidad, la colza es la oleaginosa (vegetal de cuya semilla se extrae aceite) más cultivada en la Unión Europea con 19 millones de toneladas. En otras palabras, el viejo continente es el primer consumidor y productor mundial de colza, casi duplicando la producción de girasol.

Países  como Alemania, Francia, Canadá o Reino Unido lo consumen con suma habitualidad.

 

Comments are closed.