YODO Y SELENIO Tiriosel®

12.90 IVA Inc.

Descripción

Yamamoto® Research Tiriosel®.

 

El yodo es un mineral fundamental para el correcto funcionamiento de la tiroides. Las hormonas tiroideas triyodotironina (T3) y tiroxina (T4) son hormonas basadas en la tirosina producidas por la importante glándula tiroidea, que son necesarias para un metabolismo adecuado y eficiente. La tiroides controla algunas funciones metabólicas fundamentales, como la regulación de la temperatura corporal, el crecimiento y desarrollo de los tejidos y los niveles de energía. Todas estas acciones se llevan a cabo gracias a la síntesis de la tiroxina (T4) y la triyodotironina (T3), cuyo contenido en yodo es de aproximadamente el 60 %. El yodo es un componente clave en la producción de T3 y T4. Un nivel de yodo insuficiente provoca una producción reducida de T3 y T4, lo que puede causar un agrandamiento de la glándula tiroidea. Una carencia de yodo también puede provocar aumento de peso, bajos niveles de energía y tendencia a la depresión, además de estar asociada con enfermedades cardiovasculares y de favorecer el deterioro cognitivo. Cuando la carencia de yodo es grave, causa bocio y cretinismo, retraso mental, infertilidad y aumenta la posibilidad de muerte perinatal.

 

Desafortunadamente, la carencia de yodo es una de las principales emergencias sanitarias, no sólo en nuestro país, sino a nivel mundial, tanto como para dar lugar a una alerta por parte de organizaciones de la salud como la OMS, que en 2010 incluyó el yodo en la lista de los diez micronutrientes más importantes y necesarios. También se debe tener en cuenta que en 2005 el ministerio de Salud italiano promulgó una ley para la difusión de la sal de cocina yodada con el fin de reducir la incidencia de la carencia de yodo (que afecta aproximadamente al 10 % de la población) en la gestación y durante la lactancia, así como en los niños pequeños, ya que la ingesta de yodo es fundamental para el correcto funcionamiento y la formación del cerebro: una carencia del mismo puede dar lugar a déficits cognitivos de distinta gravedad.

 

Para favorecer la máxima eficiencia de la actividad tiroidea es necesaria la presencia de selenio, un elemento esencial del sistema enzimático que tiene la tarea de transformar la tiroxina (t4) en triyodotironina (T3) a nivel tisular, al activar las enzimas desyodasas.

 

El selenio es un mineral muy importante para mantener la salud del organismo. Es bien conocido su poderoso efecto antioxidante ,pues desempeña el papel de protector de las células contra la agresión de los radicales libres, contrarrestando así los efectos del estrés oxidativo, además de prevenir el envejecimiento celular. De esta manera, el selenio, entre otras funciones, preserva los tejidos frente a la degeneración y mantiene la piel elástica y joven. Este importante mineral, por tanto, estimula el sistema inmunitario, además de tener una función antiinflamatoria y, junto con la vitamina C, protege el organismo de las infecciones, especialmente de enfermedades estacionales y los virus de la gripe. Protege del riesgo de disfunciones cardiocirculatorias y otras enfermedades relacionadas con el envejecimiento, como artritis, arteriosclerosis, etc. El selenio es útil para la prevención de algunos tipos de tumores, en particular el de próstata (esto se debe a que las selenoproteínas están directamente involucradas en la producción de testosterona). Por todas estas razones, se ha definido como un mineral con efectos «antiaging».

 

Y como ya se ha comentado anteriormente, el selenio es fundamental para el correcto funcionamiento de la tiroides, ya que regula su actividad y desempeña una función protectora de esta glándula, además de participar directamente en la transformación de la hormona T4 en T3. De hecho, puede producirse una carencia de este mineral si se padecen disfunciones metabólicas relacionadas con la actividad tiroidea, como puede ser el hipotiroidismo.

 

Para garantizar un aporte adecuado de yodo y selenio es importante seguir una dieta rica y equilibrada que incluya todos los alimentos que contienen estos dos valiosos microelementos, y se recomienda sustituir la sal marina utilizada en la cocina por sal yodada. Estas indicaciones pueden prevenir la mayor parte de los casos de carencia de yodo, pero a veces la alimentación por sí sola no es suficiente para corregir estos desequilibrios, por lo que para algunas personas es necesaria una complementación específica de estos dos elementos de cara a recuperar los rangos fisiológicos y para apoyar la actividad fisiológica de la tiroides gracias a productos como Tiriosel®. Estas personas poseen niveles bajos de las hormonas T3 y T4, o un valor de TSH demasiado bajo, ya que tienen una tiroides perezosa o ineficiente. Habitualmente, antes de intervenir con acciones diagnósticas y medidas específicas, los especialistas recomiendan un complemento alimenticio a base de yodo y selenio, destinado a reequilibrar posibles carencias o una mayor necesidad de dichos elementos, para favorecer la conversión fisiológica en hormonas activas y eficaces.

30 cápsulas
Información Nutricional
Por dosis diaria 2 cápsulas
Por dosis diaria (2 cápsulas)
Selenio
100 µg (182% *IR)
Yodo
200 µg (133% *IR)
*IR = Ingestas de Referencia
Ingredientes: agente de carga: celulosa microcristalina; cápsula (gelatina, color: dióxido de titanio), L-selenometionina; agentes antiaglomerantes: sales de magnesio de ácidos grasos, dióxido de silicio; yoduro de potasio.
Cómo utilizar: tomar 1-2 cápsulas al día con agua.

Marca

YAMAMOTO NUTRITION

ABOUT US Yamamoto Nutrition fue fundada en 2012 y se ha convertido en un líder de la industria, suministrando suplementos nutricionales de la más alta calidad a millones de entusiastas del fitness y atletas de todo el mundo.