MACURIL

23.90 IVA Inc.

Categoría:

Descripción

Macuril®.

 

Según las estadísticas, aproximadamente una de cada dos mujeres ha padecido al menos un episodio molesto de cistitis a lo largo de su vida. Las infecciones del tracto urinario no sólo afectan a las mujeres, sino también a los hombres, aunque en un grado significativamente menor, pueden sufrir estos síntomas que pueden llegar a ser particularmente debilitantes.
En particular, los síntomas típicos de la inflamación del tracto urinario son:

  • Aumento de la necesidad de orinar de manera frecuente durante el día, pero con una reducción en el volumen de orina expulsada;
  • Un esfuerzo excesivo para orinar que puede detenerse repentinamente;
  • Ardor intenso durante la micción;
  • Espasmos dolorosos y debilitantes seguidos de la necesidad urgente de orinar durante el transcurso del día;
  • Orina turbia y a veces maloliente;
  • En casos muy graves, presencia de pus y sangre en la orina.

 

Existen varias causas o factores que pueden favorecer la aparición de infecciones urinarias, como: factores de estrés, terapia antibiótica o una alimentación irregular, estados de fatiga física y mental severa, higiene íntima insuficiente o excesiva o, en cualquier caso, que no respete el pH fisiológico de la zona afectada, alteraciones de la flora bacteriana intestinal. Las mujeres también deben tener en cuenta que el uso de absorbentes internos, favorecen las infecciones, y que el uso de ciertos anticonceptivos alteran el pH del aparato genital, como cremas espermicidas o el diafragma, el uso de ropa interior muy ajustada y la diabetes, ya que la glucosa en la orina puede favorecer el crecimiento de bacterias.
La cistitis es una inflamación de la vejiga, debida a una infección bacteriana y es la más frecuente entre las infecciones de las vías urinarias bajas (IU), seguida de la uretritis, la urosepsis y otras formas particulares como la prostatitis.
La bacteria incriminada es en la mayoría de los casos la Escherichia coli, presente en el intestino para la producción de heces, que puede volver a través de la uretra hasta la vejiga, o proliferar internamente de intestino a vejiga, especialmente en caso de estreñimiento.
A diferencia de la prostatitis, por razones obvias la infección urinaria masculina, tanto la cistitis como la uretritis pueden afectar a ambos sexos, aunque la cistitis es más común entre las mujeres y la uretritis entre los hombres. La uretritis también puede ser el resultado de un traumatismo debido a catéteres o cálculos renales.
De hecho, la cistitis afecta más a las mujeres debido a las peculiaridades anatómicas del aparato genital femenino, más cerca de la región anal y con la uretra más corta, así como por el uso de anticonceptivos mecánicos (diafragma, espiral) y cremas espermicidas que debilitan las defensas naturales contra los gérmenes. A diferencia de los hombres, las mujeres son más susceptibles a las infecciones del sistema genitourinario a una edad temprana, durante el período fértil.
En algunos sujetos predispuestos, las inflamaciones del tracto urinario pueden volverse recurrentes y repetirse aún más veces en el transcurso del año, convirtiéndose para muchas mujeres en una verdadera pesadilla, ya que los síntomas de las infecciones del tracto urinario son particularmente invalidantes y, en su fase aguda, hacen que sea muy difícil llevar a cabo una vida social y laboral normal y, en ocasiones, pueden llegar a causar hasta la fiebre. Muy a menudo, en los casos más graves, se requiere una consulta médica. Por lo tanto, es muy importante, desde los primeros indicios, cuidarse mucho y seguir escrupulosamente ciertas precauciones. Cada vez son más las confirmaciones procedentes del mundo de los nutracéuticos, de hecho, es una práctica bien establecida por la clase médica, recomiendan suplementos nutracéuticos a base de cranberry y D-manosa para la prevención o como coadyuvantes de la terapia, que evitan que las bacterias se arraiguen en las paredes de la vejiga. El más eficaz ha demostrado ser el cranberry, o arándano rojo, cuya acción se centra específicamente en las bacterias intestinales como la más “incriminada” Escherichia Coli. La ingestión de esta combinación eficaz se prolonga unos días después del tratamiento antibiótico, para una “limpieza” más eficaz y para la prevención de recaídas.
La acción combinada del arándano rojo (cranberry) y la D-manosa tiene por objeto neutralizar la “fimbria” de la bacteria Escherichia Coli: las fimbrias son como “arpones” que la bacteria utiliza para adherirse a las células del órgano humano (en este caso la vejiga) e infectarlo. En los extremos de las fimbrias bacterianas hay una proteína llamada adhesina, que actúa como elemento de unión entre la bacteria y las células huéspedes.
El arándano rojo o cranberry es rico en ácidos orgánicos (incluido el ácido salicílico), fructosa y antioxidantes como la vitamina C, flavonoides, catequinas, triterpenoides y antocianinas (producidos por la planta para defenderse del ataque de los microorganismos).
El arándano rojo americano es un arbusto que produce un fruto con cualidades curativas ya apreciadas por los nativos americanos, que mezclaban las frutas con carne seca para preparar el “pemmican”, un precioso reconstituyente para afrontar el invierno. Los suecos usan el jugo para acompañar sus postres. En nuestra época moderna, se ha utilizado durante mucho tiempo por su acción contra las inflamaciones de los tejidos blandos y las infecciones urinarias recurrentes, como la cistitis, que pueden ser causadas en gran parte por infecciones bacterianas por Escherichia coli y a veces se extienden hasta la uretra, causando un ardor y dolor púbico realmente intenso. El cranberry contiene varias sustancias muy valiosas y beneficiosas que previenen las recaídas: las proantocianinas de tipo A, en particular, inhiben la adhesión de las bacterias a las superficies epiteliales y a la mucosa, la presencia de flavonoides, taninos y vitamina C desempeñan un papel antiinflamatorio y favorecen la diuresis. Por último, los ácidos málico y cítrico también tienen un efecto altamente depurativo en la orina.
El punto fuerte del extracto de arándano es que contrarresta la colonización del tracto urinario por bacterias. Las antocianinas, de hecho, interfieren con la adhesión de E. coli a las paredes de las células que recubren el tracto urinario, previniendo eficazmente el ascenso hacia la vejiga, y contrarrestando el poder de adhesión de las fímbrias de tipo P, la bacteria, ya no se podrá arraigar, y será expulsada a través de la orina. El cranberry es rico en proantocianidinas, moléculas capaces de unirse a las adhesinas de E. Coli ejerciendo una acción antiadherente sobre ellas.
La D-manosa es la protagonista cada vez más popular de las terapias basadas en complementos alimenticios contra la cistitis, y la sinergia de acción con el arándano rojo, como se encuentra en Macuril®, lo convierte en uno de los remedios naturales de elección como actividad preventiva, coadyuvante de las fases agudas y de mantenimiento. La D-manosa es un azúcar de dextrosa que no se metaboliza, no interfiere con los niveles de glucosa en sangre y tampoco altera la microflora intestinal. El mecanismo de acción detrás de su actividad antiinfecciosa está representado por la inhibición competitiva de la adhesión bacteriana, en particular de E. coli, a las células uroteliales.

Consolidado en la literatura clínica que demuestra su eficacia, es extremadamente útil en el tratamiento de la cistitis causada por E. coli, por un mecanismo de interferencia con su enraizamiento en las paredes del tracto urinario, o gracias a la alta afinidad que la D-manosa también presenta con las adhesinas localizadas en la punta de las fimbrias entéricas tipo 1. Y debido a que la D-manosa tiene una estructura muy similar al sitio de unión de los receptores de glicoproteínas celulares, actúa como un inhibidor competitivo de la adhesión bacteriana. La alta afinidad de la D-manosa con las adhesinas de E. coli en vivo también se ha demostrado en relación a muchas otras bacterias dotadas de fimbrias, como la Pseudomonas aeruginosa in vitro. En consecuencia, el uso de la D-manosa representa un arma eficaz para la clase médica en el campo uroginecológico para actuar tanto como profilaxis como tratamiento adyuvante de las infecciones urinarias, ya que contrasta la implantación de E. coli en los receptores de las células de la vejiga y del epitelio vaginal, facilitando así el desprendimiento y posterior eliminación de la E. coli con el flujo urinario. El uso de Macuril® puede prolongarse hasta varias semanas después del suceso como terapia preventiva de las recaídas y contribuye a la reestructuración de las membranas mucosas dañadas, ofreciendo así una mayor protección contra los posteriores insultos bacterianos.

 

 

Información nutricional
Por dosis diaria (2 comprimidos)
  Por dosis diaria (2 comprimidos)
D-manosa
1000 mg
Arándano e.s.
de lo cual proantocianuro
400 mg
40 mg
 
Ingredientes: D-manosa, agente de carga: celulosa microcristalina; arándano (Vaccinium macrocarpon Aiton) fruit e.s. titulado el 10% en Proantocianidinas; agentes de glaseado: hidroxipropil metil celulosa, polietilenglicol; Agentes antiaglomerantes: sales de magnesio de ácidos grasos, dióxido de silicio.
Cómo utilizar: tomar 2 comprimidos al día, uno por la mañana y el otro por la noche antes de acostarse, en una vejiga vacía y lejos de las comidas. Se recomienda beber al menos un litro y medio de agua al día.

ADVERTENCIAS: no exceda la dosis diaria recomendada. Los complementos alimenticios no deben utilizarse como sustitutos de una dieta variada. Una dieta variada y equilibrada y un estilo de vida saludable son importantes. Mantener fuera del alcance de los niños pequeños . Mantener en lugar frío y seco. Evite la exposición al calor y la luz solar. No tirar después de

Marca

YAMAMOTO NUTRITION

ABOUT US Yamamoto Nutrition fue fundada en 2012 y se ha convertido en un líder de la industria, suministrando suplementos nutricionales de la más alta calidad a millones de entusiastas del fitness y atletas de todo el mundo.