OMEGA R3 100 PERLAS

25.90 IVA Inc.

Fórmula de Omega 3 con vitamina E. De gran importancia para la salud general y excelente para la mejora del rendimiento deportivo.

Agotado

Categoría:

Descripción

OMEGA R3 100 PERLAS 

Omega 3 Fatty Acids and Vitamin E

35% EPA 25% DHA

 

Marca: MTX Elite BodyBuilding

Omega R3 de MTX Elite BodyBuilding es un suplemento en perlas de gelatina que proporciona 1.000 mg de aceite de pescado rico en ácidos grasos Omega 3 y enriquecido con vitamina E (D-alfa tocoferol) por perla.

Los ácidos grasos esenciales de la serie Omega 3 tienen gran importancia para la salud general de las personas (hígado, lípidos y glucosa en sangre, antioxidante y antiinflamatorio) y también en el rendimiento deportivo ya que mejoran el entorno anabólico del deportista. Estos ácidos grasos constituyen un factor determinante y fundamental en la dieta diaria, estimulando el aumento de la capacidad de rendimiento, tanto por su capacidad antioxidante como por sus efectos positivos sobre la gestión del sistema cardio-circulatorio, muscular y hepático.

La suplementación con ácidos grasos omega 3 es especialmente importante en aquellas personas con escaso aporte en aceites de pescado. Además, ayudan a regular los niveles de colesterol malo, los triglicéridos y la glucosa sanguínea en las personas obesas, los diabéticos o aquellos con tendencia a acumular grasa en la cintura.

Principales beneficios de Omega R3 de MTX Elite BodyBuilding:

– Proporciona 1.000 mg de aceite de pescado rico en Omega 3.

– Proporciona el doble de EPA y DHA (350 mg EPA y 250 mg DHA).

– Ayuda al funcionamiento del sistema inmunológico.

– Promueve la producción de hormonas.

– Disminuye los niveles de triglicéridos y colesterol.

– Mantenimiento de la salud del ojo, del cerebro y de la salud general.

– Protege el hígado. 

– Ingrediente clave para ayudar en la pérdida de grasa corporal.

– Calidad de grado farmacéutico.

– 100 dosis por envase.

 

Omega R3 presenta una fórmula de ácidos grasos esenciales como ayuda eficaz tanto para deportistas como para aquellas personas que desean un alto rendimiento en sus actividades diarias. Los ácidos grasos de la serie omega 3 constituyen un factor determinante y fundamental en la dieta diaria, estimulando el aumento de la capacidad de rendimiento.

Las propiedades beneficiosas de Omega R3 están asociadas a los efectos pleitrópicos que tienen el EPA y DHA, que según los estudios realizados son capaces de optimizar la síntesis equilibrada de eicosanoides (hormonas intracelulares que regulan todas las funciones del organismo); mejorar la asimilación de hidratos de carbono a nivel celular, con lo que se apoyan los procesos de recuperación y se disminuye el riesgo de acumular grasas a partir de un consumo elevado de hidratos de carbono; estimular la asimilación de vitaminas liposolubles; mantener un nivel adecuado de grasas en la sangre (triglicéridos y colesterol); regular los niveles de glucosa sanguínea, optimizando la acción de la insulina; favorecer el riego sanguíneo; y mejorar los procesos antioxidantes disminuyendo el daño causado por la liberación de radicales libres en todas las células del organismo, especialmente en el hígado, donde actúa como protector hepático potenciado por la vitamina E.

¿Qué son los ácidos grasos esenciales Omega R3?

Los ácidos grasos poliinsaturados esenciales o vitamina F, constituyen sustancias nutritivas liposolubles, que el organismo no puede sintetizar, por lo que deben aportarse desde la dieta.

Hay dos tipos básicos de ácidos grasos esenciales: los omega 3 y los omega 6, los cuales desempeñan numerosas funciones vitales en el organismo, ya que forman la materia prima para producir eicosanoides, los cuales actúan de forma similar a las hormonas, siendo claves para el funcionamiento de todas las células del cuerpo, ya que afectan todas las funciones biológicas, controlando las respuestas y adaptaciones de todos los órganos, y sistemas (cardiovascular, inmunológico, cerebral, sexual, etc.).

Los ácidos grasos Omega 3 están representados por el ácido linolénico el cual es metabolizado en el organismo a los ácidos eicosapentanoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA), que pueden ser absorbidos en estas formas desde los aceites de pescado (aceite de hígado de bacalao) o los suplementos que los contengan. Estos son los mediadores principales de las funciones esenciales de los omega 3. Diversas investigaciones demuestran que los ácidos grasos omega 3 y sus derivados, ejercen importantes funciones en la regulación de las secreciones hormonales y metabólicas, especialmente evitando la disminución de los niveles de hormonas sexuales como la testosterona, y otras de gran importancia para el desarrollo muscular, como la hormona de crecimiento y la somatomedina IGF-1. Los ácidos grasos omega 3 también ayudan a mejorar el riego sanguíneo, apoyan los procesos de recuperación post esfuerzo, optimizando la captación de glucosa y almacenamiento de glucógeno, favorecen la degradación y utilización de grasas como combustible energético, teniendo una influencia indirecta para reducir el exceso de grasa corporal y mejorar los niveles de masa muscular, ya que ante estímulos adecuados como la realización de ejercicio sistemático y un control de la dieta,  pueden ayudar a  mejorar la sensibilidad insulínica de los tejidos para absorber nutrientes como glucosa y aminoácidos, moderar la producción excesiva de eicosanoides “malos”, que favorecen  los procesos de inflamación y retención de líquidos, ayudando así eliminar el exceso de fluidos corporales y a mejorar la textura de la piel. Los ácidos grasos omega 3 poseen una potente actividad inmunomoduladora. Entre estos los ácidos grasos el ácido eicosapentaenóico (EPA) y el docosahexaenóico (DHA), derivados de los aceites de pescado, son los que poseen más actividad biológica, incluso mayor que el ácido alfa linolénico (ALA). Muchos de los efectos beneficiosos sobre la salud atribuidos a los ácidos grasos omega 3, derivan de su capacidad para modular la cantidad y tipo de eicosanoides sintetizados por las diversas células del organismo, así como otros efectos que se producen independientemente del mecanismo de los eicosanóides, como acciones a través de la transmisión de señales intracelulares, y actividades de trascripción a nivel genético celular. Estudios con animales indican que los ácidos grasos omega 3 tendrían propiedades inmunológicas y antiinflamatorias, pudiendo ser un nutriente efectivo para el tratamiento de enfermedades inflamatorias, patologías cardiovasculares, depresión, desarrollo de procesos cancerígenos, artritis, trastornos gastrointestinales, etc.

¿Por qué debo usar un suplemento como Omega R3?

La dieta actual es en general carente en el aporte de alimentos ricos en ácidos grasos esenciales omega 3 presentes en los aceites de pescado, como el aceite de hígado de bacalao o en el aceite de linaza, mientras que es más rica en ácidos grasos esenciales omega 6 presentes en los aceites de girasol, oliva y derivados. De esta forma, no es raro caer en un exceso proporcional de ácidos grasos omega 6 que conlleva a un desequilibrio metabólico por una producción excesiva del ácido araquidónico, un precursor de los eicosanóides malos como tromboxanos A2, prostaglandinas y leucotrienos que solo deberían producirse en pequeñas cantidades para mantener un equilibrio adecuado con los eicosanoides buenos (de la serie PGE2).

Los ácidos grasos omega 3 están representados por el ácido linolénico el cual es metabolizado en el organismo a los ácidos eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA), que pueden ser absorbidos en estas formas desde los aceites de pescado (aceite de hígado de bacalao) o los suplementos que los contengan. Estos son los mediadores principales de las funciones esenciales de los omega 3.

Diversas investigaciones demuestran que los ácidos grasos omega 3 y sus derivados ejercen importantes funciones en la regulación de las secreciones hormonales y metabólicas, especialmente evitando la disminución de los niveles de hormonas sexuales como la testosterona y otras de gran importancia para el desarrollo muscular, caso de la hormona de crecimiento y la somatomedina IGF-1 (Sears B, 2009).

De esta manera, los ácidos grasos de Omega R3 también ayudan a mejorar el riego sanguíneo y apoyan los procesos de recuperación post-esfuerzo, optimizando la captación de glucosa y almacenamiento de glucógeno y favoreciendo la degradación y utilización de grasas como combustible energético. Esto ocasiona una influencia indirecta sobre la reducción del exceso de grasa corporal y en la mejora de los niveles de masa muscular, ya que ante estímulos adecuados como la realización de ejercicio sistemático y un control de la dieta, pueden ayudar a mejorar la sensibilidad insulínica de los tejidos para absorber nutrientes como glucosa y aminoácidos, moderar la producción excesiva de eicosanoides malos, que favorecen los procesos de inflamación y retención de líquidos. De hecho, el EPA es crítico para evitar la producción excesiva de ácido araquidónico y por tanto para atenuar la producción exacerbada de eicosanoides inflamatorios. Una mayor cantidad de AG no saturados en las membranas celulares mejora la fluidez y densidad de los receptores hormonales ante estímulos como la insulina, por lo cual la acción de esta hormona se hace más eficiente y sus secreciones son mucho más moderadas y estables, de modo que el riesgo de producir reacciones no deseadas, como una acumulación de grasas desde los hidratos de carbono, por exceso de insulina, es mucho menor. Los ácidos grasos no saturados también mejoran la eficiencia de las proteínas GLUT-4 para desplazarse hacia espacios más cercanos a la superficie de la membrana, captar glucosa y transportarla hacia dentro de la célula, con lo cual la capacidad para absorber sustratos mejora sensiblemente (Ivy , et al. 1999).

¿Para qué puedo usar Omega R3?

Los ácidos grasos omega 3 son recomendados en personas con dietas carentes de pescado (salmón, trucha, aceite de linaza, etc.). Tienen gran aplicación en la dieta de los diabéticos, personas con altos niveles de colesterol y TGL, sanguíneos, y en personas con dietas para bajar de peso. Salvo consejo médico, no presentan contraindicaciones.

Los ácidos grasos omega 3 son especialmente recomendables como suplemento para mejorar la calidad de la dieta y cuando la alimentación es carente en aceites de pescado o lleva un exceso de ácidos grasos omega 6, aunque recientemente también se le considera una sustancia ergogénica. Además, algunos investigadores han mencionado que la suministración de ácidos grasos de pescado sería beneficiosa para atenuar los dolores articulares, en pacientes con artritis reumatoide y reducir la producción de substancias pro-inflamatorias.

Los ácidos grasos EPA y DHA son metabolizados e incorporados eficientemente a nivel de la membrana celular donde pueden atenuar la producción y permitir la liberación de eicosanoides pro-inflamatorios como los de la serie 2 (tromboxanos y protaciclinas).

Omega R3 es un excelente suplemento para: atletas de fuerza, fisicoculturistas, halterofilia, powerlifting, rugby, lucha, boxeo, etc., y en general para cualquier persona que requiera de un producto nutricional completo con alto contenido de EPA y DHA y lograr así sus objetivos de ganar peso magro, fuerza y mejorar su disposición de energía.

¿Cómo puedo evitar el reflujo y/o desagradables eructos a pescado que habitualmente causan los suplementos con omega 3?

Se recomienda realizar la ingesta de Omega R3 en conjunto con alimentos para evitar el reflujo a pescado que puede ser incómodo para algunas personas.

¿Si incremento el consumo de grasas poliinsaturadas omega 3 tendré riesgo de ganar masa grasa y/o perder masa muscular?

No. De hecho, algunas investigaciones en los últimos años demuestran que el consumo incrementado de ácidos grasos poliinsaturados omega 3 acompañado de una rutina de entrenamiento puede incrementar ciertos procesos anabólicos de ganancia de masa muscular e incluso aumentar el número de mitocondrias en las células, optimizando así el rendimiento deportivo.

Ventajas de Omega R3 con respecto a otros suplementos del mercado.

A diferencia de otros productos del mercado, Omega R3 está compuesto por sustancias de origen natural que respaldan su seguridad y efectividad.

Adicionalmente, las concentraciones de ácidos grasos poliinsaturados (EPA y DHA), obtenidos desde aceite de salmón, han sido probadas en un laboratorio. Omega R3 es un suplemento dietario que posee una calidad de grado farmaceútico.

Existen una gran cantidad de suplementos de ácidos grasos poliinsaturados omega 3 que han sido analizados y restringidos por su contaminación con mercurio y otros metales pesados sin embargo, Omega R3 brinda la confianza necesaria a sus consumidores al tener calidad farmacéutica.

El valor nutricional por dosis de Omega R3 es casi el doble en comparación con los valores promedio de EPA y DHA en otros aceites de pescado, ya que Omega R3 aporta 350 mg de EPA y 250 mg de DHA.

Finalmente, Omega R3 es un producto que se encuentra enriquecido con Vitamina E (AlfaTocoferol) y no con aditivos alimentarios ni colorantes artificiales como se han encontrado en otros suplementos dietarios de ácidos grasos omega 3.

Marca

MTX

Nutrición natural de primera calidad para resultados de Elite. EL RETO DE LA SUPERACIÓN