Reishi Bio

33.99 IVA Inc.

Categoría:

Descripción

El “reishi” (o también Ganoderma lucidum) es uno de los hongos medicinales más famosos y usados que se ha utilizado con fines terapéuticos durante más de dos mil años en la medicina tradicional oriental. Los antiguos lo llamaban el “hongo de la inmortalidad”. El “reishi”, o “Ganoderma Lucidum”, o también “Ling zhi” es el remedio más raro y valioso de la medicina tradicional china. La leyenda lo describe como una “esencia espiritual” que tiene el poder milagroso de revivir a los muertos. Es el hongo más conocido en micoterapia y probablemente también el que cuenta con el mayor número de estudios, y precisamente está suscitando el interés de la medicina oriental por sus múltiples posibilidades de uso. Se le conoce sobre todo por su nombre japonés, “reishi”, mientras que el nombre chino es “Ling Zhi” o “Ling chi”, y se considera desde siempre entre las diez sustancias terapéuticas naturales más potentes y eficaces utilizadas por las principales disciplinas médicas tradicionales orientales.

La medicina popular de China y JApón han utilizado el “reishi” (o “Ganoderma lucidum”) sobre todo en el tratamiento de enfermedades hepáticas, hepatitis crónica, nefritis, hipertensión, artritis, neurastenia, insomnio, bronquitis, asma y úlceras gástricas. En China se ha utilizado durante más de 4000 años como tónico y adaptógeno, aunque también como cardiotónico con efectos inmunoestimulantes e inmunomoduladores muy interesantes.

Aproximadamente 4000 compuestos bioactivos han sido aislados del cuerpo fructífero de Ganoderma lucidum , incluyendo aproximadamente 140 triterpenos / terpenoides, más de 200 tipos de polisacáridos y glicoproteínas, nucleótidos, cerebrosidos, ergosteroles, ácidos grasos, proteínas con actividades específicas, péptidos y elementos traza. Entre los minerales es importante señalar la presencia de germanio en grandes cantidades, lo que explica muchos de sus efectos en la salud.

Tiene una concentración muy alta de sustancias bioactivas, entre las que se incluyen:

  • Minerales: hierro, zinc, cobre, manganeso, magnesio, potasio, calcio, germanio
  • La vitamina B, en particular, la folina.
  • 17 aminoácidos, incluidos todos los esenciales
  • Polisacáridos formados por: glucosa, galactosa, manosa con trazas de xilosa y fucosa.
  • Beta-glucanos y alfa-glucanos
  • Precursores hormonales de esterol
  • Sustancias con actividad antihistamínica.
  • Adenosina
  • Triterpenos
  • Ácido lucidénico
  • Ácido ganodérmico
  • Ácido genolucido

Toda esta grancantidad de elementos bioactivos se corresponde, de manera individual, con cada una de las actividades terapéuticas específicas, que pueden ser de tipo “directo”, como tónicas, inmunoestimulantes, antiinflamatorias, antibacterianas, antivirales y antihistamínicas (principalmente debido a la presencia de triterpenos), y de tipo “indirecto”, como la actividad inmunomoduladora, la actividad hipoglucemiante y la actividad anticancerígena (más dependiente de la acción de los beta-glucanos).

Se han realizado numerosos estudios científicos sobre el “reishi” en medicina oriental, tanto preclínicos como clínicos, donde se han reconocido múltiples efectos farmacológicos. Sin embargo, a día de hoy todavía están por confirmar los estudios clínicos en medicina occidental para poder validar de forma científica y evidente los usos del hongo para tantos propósitos, aunque las expectativas están muy altas y son muy interesantes dada la cantidad de estudios en curso por parte de la medicina occidental. Durante los últimos diez años, el ” reishi” se ha utilizado en estudios preclínicos y clínicos publicados en revistas internacionales revisadas por homólogos.

De hecho, podemos considerarlo un adaptógeno de los más potentes, lo que significa que este hongo puede aumentar de manera no específica la resistencia del organismo a varios tipos de estrés, tanto físicos como mentales.

Su actividad antiinflamatoria se debe a un componente que se ha identificado como un análogo a la hidrocortisona, que sin embargo no posee los efectos secundarios típicos de los antiinflamatorios estereoideos y no estereoideos. Gracias a estas sustancias de efecto similar a la cortisona, parece que el “reishi” está indicado para el tratamiento de cualquier inflamación, reduciendo el dolor, la hinchazón y acelerando los procesos de curación del cuerpo.

Este hongo, considerado un tónico cardíaco, parece realizar la mayoría de sus funciones a nivel vascular, reduciendo la presión arterial y contrarrestando el colesterol “malo”. También a nivel de los vasos sanguíneos, “Ganoderma lucidum” prevendría la trombosis, debido a su alto contenido en principios activos, ya que recientemente se descubrió que los nucleósidos que contienen adenosina y guanosina, que se encuentran en el “reishi”, evitan que ocurra agregación plaquetaria dentro del vasos coronarios y sanguíneos, realizando por tanto una gran acción antitrombótica. La actividad antihipertensiva se debe a los 112 triterpenos identificados con acción inhibitoria de la ECA. En particular, los ácidos ganodéricos (B, D, F, H, K, S e Y), los ganoderoles A y B, que son responsables de la actividad hipotensora.

Los efectos inmunoestimulantes del hongo “reishi” son atribuibles sobre todo a sus polisacáridos, entre los que destacan los beta-glucanos, sustancias con propiedades inmunoestimulantes (y con potencial antitumoral). Estas moléculas actúan estimulando la producción de células B y macrófagos en la médula ósea, que son las herramientas de defensa de nuestro cuerpo. Algunos estudios japoneses también han encontrado que estos polisacáridos pueden aumentar la memoria de las células T y T auxiliares, de las NK (Natural Killers), estimulando su actividad y mejorando la respuesta inmune de las infecciones bacterianas, y varios estudios científicos también han destacado la eficacia antiviral del hongo “reishi”contra varios virus.

También a nivel inmunológico, y combinado con el poder de la cortisona, el “reishi” tiene una acción antialérgica, tanto en alergias de tipo respiratorio como en las alergias de tipo alimenticio. En los laboratorios de farmacología de la Universidad de Okayama, se descubrió que el “reishi” contiene hasta cuatro principios activos antihistamínicos (ácidos ganodéricos C y D, ciclottosulfuro y ácido oleico). Estas sustancias inhiben la liberación de histamina, la sustancia que se libera después de la reacción alérgica y que desencadena los fuertes síntomas inflamatorios. Por lo tanto, a nivel del sistema inmunológico, se bloquearía la producción excesiva de anticuerpos (antipolen, antipolvo, antiácaros) y se reequilibrarían las inmunoglobulinas E (igE). Su efecto antiinflamatorio en asociación es útil para la reducción a corto plazo de los síntomas alérgicos.

Existen estudios científicos in vitro y en modelos animales (que deben investigarse y confirmarse en humanos) que han puesto de relieve la actividad hipoglucemiante del “reishi”, estimulando la producción de insulina por parte del páncreas, aumentando la utilización periférica de la glucosa (mejorando la sensibilidad insulínica) y mejorando el metabolismo hepático de la glucosa. Algunos componentes de Ganoderma Lucidum tienen la capacidad de inhibir la enzima α-glucosidasa que descompone los almidones y los disacáridos de la dieta, lo que permite la absorción de glucosa. El “reishi” inhibe la aldosa reductasa, una enzima muy importante en el metabolismo de la glucosa que condiciona la aparición de complicaciones clínicas de la diabetes, como la retinopatía y la nefropatía.

El “reishi” lleva a cabo dentro del cuerpo una poderosa acción hepatoprotectora, razón por la cual su uso se remonta a mucho tiempo atrás. La acción protectora del hígado por el hongo tiene lugar a gran escala y el hígado también está protegido de posibles daños tóxicos por sustancias peligrosas como el cadmio, la galactosamina, el tetracloruro de carbono, el benzopireno y el mycobacterium bovis. También antagoniza las tendencias fibróticas inducidas por la tioacetamida y el cáncer hepático. El hongo “reishi” en este sentido ha demostrado ser extremadamente útil también en el tratamiento de la hepatitis B, tanto en la fase aguda como en la crónica debido a su acción antifibrótica.

Su popularidad se debe sobre todo a su potente efecto tónico-adaptógeno, particularmente útil para personas estresadas, que sufren de insomnio, pero también de ansiedad y nerviosismo por estrés excesivo.

Se han realizado estudios variados y extensos para investigar los efectos del hongo chino en la neurastenia, un síndrome complejo caracterizado por dolor muscular, mareos, dolor de cabeza, trastornos del sueño, incapacidad para relajarse, irritabilidad y dispepsia. Después de 2 meses de terapia con dosis considerables de “reishi” (hasta 5 g por día), se observó una mejora significativa en los síntomas en la mayoría de los pacientes, aunque el mecanismo de acción de este efecto aún se desconoce.

En realidad, no hay contraindicaciones particulares ni toxicidad particular asociada al uso del “reishi”. Sin embargo, en algunos casos excepcionales, se han indicado trastornos digestivos leves, erupciones cutáneas o migrañas, aunque se limitan al primer período de uso. Estos “efectos secundarios” son atribuibles al proceso de desintoxicación desencadenado por el Ganoderma.

Se indican casos en los que la administración de altas dosis del hongo ha dado como resultado la liberación de heces blandas. Este efecto secundario se puede contrarrestar tomando buenas dosis de vitamina C, una vitamina que mejora significativamente la absorción de los nutrientes que contiene el hongo.

Si está tomando medicamentos para la presión arterial, anticoagulantes y agentes hipoglucemiantes (como insulina o metformina), anticoagulantes y medicamentos antiplaquetarios, debe evitar su uso, ya que el hongo realiza todas estas actividades y podría causar por tanto hipotensión, sangrado excesivo o hipoglucemia.
Al igual que todos los hongos con propiedades inmunomoduladoras, el “reishi” no se recomienda a pacientes que se hayan sometido a trasplantes de órganos o que estén tomando medicamentos inmunosupresores. Obviamente, al ser un hongo, su uso no está recomendado para personas con alergia a estos alimentos.

Marca

YAMAMOTO NUTRITION

ABOUT US Yamamoto Nutrition fue fundada en 2012 y se ha convertido en un líder de la industria, suministrando suplementos nutricionales de la más alta calidad a millones de entusiastas del fitness y atletas de todo el mundo.