CONSUMO HABITUAL DE PAN, SÍ O NO

 

¿Podemos tomar pan con asiduidad e incorporarlo a nuestros hábitos saludables?

La respuesta es sí, pero siempre que sea de calidad.

Debemos de tratar siempre, de tomar alimentos que nos aporten nutrientes y beneficios saludables, a la par que evitamos, aquellos carentes de valor nutricional positivo.

De aquí la importancia, de elegir, pan artesano elaborado con masa madre y de desdeñar, el pan industrial blanco low cost.

 

¿Sabes que de todo el pan que se consume en España, sólo el 6,7%, es integral?  Y pese a ese dato, en la praxis, el consumo de pan integral de calidad, es mucho menor, por la permisividad de la legislación, ya que actualmente, con añadir sólo un 3% de salvado a una harina blanca refinada, ya puedes etiquetarlo como integral (la mayoría de panes industriales integrales, low cost de grandes superficies, lo hacen de este modo)

 

Este tipo de pan blanco de trigo, tan industrializado, carece de sentido nutricional, pues es, sumamente procesado, refinado y contiene aditivos innecesarios y artificiales. Tales como: azúcar, sal refinada, blanqueadores de harina, antiapelmazantes, emulgentes, antifungicos, etc. Y todos ellos para realzar sabor, textura, y sobre todo darle una vida muy duradera al producto, aunque vaya en detrimento de lo saludable.

 

Por el contrario, el “pan bueno”, el que os recomiendo, es un pan  integral (pues es su estado natural) fermentado con masa madre en frio (que es el proceso natural de fermentación del pan). Este tipo de panes, son muy elaborados y costosos en tiempo, por eso su precio es mas elevado, pero son los que realmente, tienen aportes positivos para nosotros y los que realmente merecen la pena.

 

 

La realidad, es que, en todos los estudios y recomendaciones de sociedades médicas y nutricionales, el pan, cuyo consumo se recomienda, es el integral artesano, de calidad, ya que tomar  pan refinado con habitualidad, puede ocasionar problemas de salud.

 

Recuerda siempre, que somos lo que comemos, por lo que te recomiendo, buscar y priorizar, la calidad en tu alimentación. No te dejes engañar por lo low cost y consume productos naturales y sin procesar.  Pues quien no tiene tiempo, ni se preocupa de cuidar su salud, en el presente; se verá obligado, a cuidar y a preocuparse por su enfermedad, en un futuro.

 

Y sí, yo como pan con mucha frecuencia y lo recomiendo, pero siempre, que sea, artesano, con miga densa, saciante, de fermentación larga y masa madre de calidad.

 

Si te ha gustado y te ha parecido interesante, comparte, gracias 😉

Rodro Meiyo

 

Comments are closed.